Embarazo y Cándidas ¿Qué hacer?

La cándidas  es algo que padecen prácticamente todas las mujeres;  una de cada tres ha pasado por ésta infección al menos una vez en su vida. Sin embargo si ocurre durante el embarazo puede ser peor y por eso este artículo puede ayudarte. La aparición de la candidiasis en  el embarazo se asocia con altos niveles de hormonas femeninas. Este desequilibrio del pH de la vagina, lo convierte en un ambiente favorable para la reproducción del hongo.

El tratamiento de la candidiasis en las mujeres durante el embarazo tiene que ser prescrito por un médico, y solo él puede decirte cuanto tiempo llevarlo a cabo.

"Embarazo y Cándidas ¿Qué hacer?"

Tratar candidiasis en  el embarazo

¿Por qué es importante que la futura madre cumpla el tratamiento?

El malestar derivado de las cándidas es muy incómodo ya que estimula la tensión nerviosa, causando complicaciones en el embarazo pudiendo  producir amenaza de aborto, preeclampsia, síndrome de retraso del crecimiento fetal, etc.

Asimismo, si la enfermedad avanza hasta casi al final del embarazo, se le puede transmitir al niño durante el nacimiento, además de que cambia el tejido de la entrepierna, lo que aumenta el riesgo de desgarros perineales durante el parto.

El tratamiento eficaz contra la Cándida en las mujeres embarazadas, solo puede asignarlo un especialista. Sin embargo, deben cumplirse varias condiciones:

  • Dieta

Las mujeres embarazadas deben limitar el consumo de alimentos dulces, picantes y encurtidos., ya que ellos aumentan la acidez  vaginal y favorecen la reproducción de hongos.

Lo que si debe estar presente en la dieta son productos lácteos, verduras y frutas frescas y consumir  grandes cantidades de vitaminas.

  • Higiene personal

Es imposible curar la candidiasis sin mantener la higiene personal. Es necesario que te laves dos veces al día y usar toallas sanitarias durante períodos de hemorragia.

Para la limpieza, puedes usar una variedad de tés de hierbas o infusiones (manzanilla, corteza de roble, etc.). Es necesario eliminar el calor en la zona y la actividad física prolongada, pues aumenta la sudoración y provoca la dermatitis y las irritaciones de la piel.

Durante el tratamiento, debes abstenerte de tener relaciones sexuales hasta que los resultados de las pruebas  sean negativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *